jueves, 22 de noviembre de 2007

Convivencia laboral

Situamos el tema de la convivencia laboral en el plano de la salud laboral porque creemos que puede constituirse en factor de riesgo que conduzca a situaciones de violencia que, sin duda, es deber colectivo identificar, prevenir y erradicar de los lugares de trabajo.Muchas veces nos topamos en la vida con individuos sumamente brillantes e inteligentes pero poco dados al compañerismo y colaboración. Es tarea de todas las empresas propender no sólo por el bienestar de ellas mismas, sino por el ambiente interno de trabajo que dará como resultado beneficios para todos los involucradas con la compañía

A lo largo de nuestra vida, siempre encontraremos personas tanto generadoras de buen ambiente, como individuos que lo único que hacen es molestar y causar conflicto. Al interior de las empresas, existen casos en donde un trabajador es muy eficiente pero su vida personal y el trato con los demás, deja mucho que desear.

Lo anterior, no deja de ser un tema que atañe directamente con el clima laboral favorable o no en una organización, ya que individuos brillantes pero generadores de una mala convivencia laboral, suelen ser egoístas, no aceptan sugerencias o recomendaciones, preguntan más de lo habitual y en la mayoría de ocasiones, hacen lo que quieren sin importar el criterio u opinión de los demás.

El máximo problema se da cuando estas personas se convierten en individuos imprescindibles dentro de la compañía y por eso sacarlos puede generar más desventajas que aspectos positivos. Esto ocasiona intranquilidad y mal ambiente laboral, al sentir los demás trabajadores que aquel empleado tiene mayores oportunidades y es "intocable" en la organización.

Por esta razón, lo importante es hablar con la persona, buscar soluciones que beneficien al trabajador y a la organización en general, tratar de encontrar puntos concordantes, evaluar cuáles son los motivos que generan en el individuo malestar y propender por dilucidar una posible solución a lo que pueda pasar por la mente de la persona generadora de conflicto.

Lo importante es luchar por mantenerlo en la compañía, pero no a cualquier precio. Es necesario recordar que más vale tener muchos empleados motivados, que sólo uno en un ambiente no favorable. En algunas ocasiones, el malestar está tan ligado a la personalidad del individuo, que es muy difícil hacerlo cambiar de opinión y allí es donde la empresa debe decidir que es lo mejor para ella.

Así mismo, debe existir mucha tolerancia y respeto, sin olvidar, claro está, que lo importante es el bienestar de toda la organización y no de un individuo en particular. Se debe buscar el buen ambiente y la colaboración de los empleados y así existirá concordia y apoyo en todos los niveles de la compañía.

Una compañía debe pensar muy bien cuáles serán las condiciones para que el individuo brillante pero conflictivo pueda aportarle mucho a la empresa, sin poner en riesgo la estabilidad del ambiente laboral de la misma

De todas maneras, las empresas prefieren tener en sus filas, individuos que les guste trabajar en equipo a personas muy brillantes pero solitarias, que sólo piensan en ellos mismos, siendo egoístas y generadores de mal clima dentro de la organización.

Pero si es muy necesario que trabaje, deben asignársele tareas en donde el trato con los demás no sea importante y en donde no tenga contacto directo ya sea con sus compañeros o los clientes de la empresa, así como la no obligatoriedad de reportar resultados a un jefe directamente.

Una opción puede ser que el trabajo de la persona sea en horario nocturno, los fines de semana o, por qué no, en la tranquilidad y soledad de su residencia, en donde no estará en contacto con nadie y podrá laborar a sus anchas sin la necesidad de tener compañeros o un jefe que lo estén "incomodando".

Los campos en donde se presenta la mayoría de estos casos de personajes conflictivos son en la ciencia y en la parte creativa. Aquellas personas demasiado inteligentes, suelen ser las que más preguntas tienen, más inquietudes presentan y necesitan más libertad para sacar a flote sus ideas o pensamientos, sin la necesidad de contar con colaboradores o compañeros de trabajo.

Por esto es tan importante que una empresa evalúe muy bien a sus futuros empleados para evitar más de una sorpresa y saber a ciencia cierta con quién se cuenta y cómo lo va a hacer. Estudiar el comportamiento y conducta de nuevos trabajadores, es imprescindible para no contratar personas conflictivas o que vayan a generar un mal ambiente laboral.

Por todo lo anterior, es importante que una empresa decida si quiere arriesgarse contratando personal excepcional pero poco compañerista, o buscar un muy buen ambiente de trabajo, con individuos que estén deseosos de aprender y hacer las cosas bien, motivados y listos para luchar por mejorar ellos mismos y buscar el bienestar general en la organización.